Todos mis amigos están muertos, una buena comedia

0
68

Todos mis amigos están muertos

Regresan las películas de adolescentes estúpidos haciendo cosas estúpidas. Todos mis amigos están muertos es un filme de comedia para el público joven-adulto, con chistes, muertes y sexo en cada escena, básicamente, una de esas películas perfectas para ver con grupos de amigos para reír un rato, sin ningún tipo de valor cinematográfico.

Esto es algo que hemos visto en películas como Scary Movie, American Pie, y muchas más, todas excelentes en su labor de entretener al público. Una fórmula que vende, sin prometer nada, y con un público que sabe llegar con bajas expectativas, llegando a sorprenderse con el resultado debido a esto.

El caos

Todos mis amigos están muertos comienza con un par de detectives viendo la escena de un crimen, en el cual todas las personas que se encontraban en una fiesta murieron, dejando la incógnita de qué pasó allí. En este aspecto recuerda un poco a «Qué pasó ayer» al mostrarnos un final caótico causado por el desenfreno producido por las distintas sustancias consumidas el día anterior, para luego mostrarnos la forma en que ocurrió todo.

Curiosamente, al detective más experimentado le basta con ver los cuerpos en tan extrañas posiciones para darse cuenta de que no hay ningún psicópata ni delincuente que buscar, que la masacre de esa noche fue un accidente que llegó al extremo, causando uno tras otro. Mientras, el otro no es capaz de ver ni siquiera un cuerpo sin vomitar, sorprendiéndose con cada uno de los fallecidos.

Las muertes

Retrocediendo a la noche anterior, vemos llegar a cada invitado, siendo los más relevantes Anastasia, una chica obsesionada con la astrología, su novio, un aspirante a rapero, Filip, un aficionado a la fotografía, su madre, una mujer que solo quiere divertirse, y trae consigo a una especie de pareja que tiene la misma edad que su hijo, Angélica, una chica que no está satisfecha con su novio y un par de amigas que igualmente solo se quieren divertir. Además hay varios personajes más, pero no llegan a influir, sino simplemente ser relleno.

Durante esta fiesta se producen varios conflictos. El primero se debe a que Anastasia siente que su novio la está ignorando mucho, y no le da la atención que merece, así que se fija en Filip, el aficionado a la fotografía, cuando se entera de que este le suele sacar varias fotos en secreto. Anastasia le pide a Filip subir a fumar, cosa que este acepta luego de dudar mucho, ya que intenta dejar el hábito, una vez arriba, comienzan a hablar y tontear un poco, hasta que Anastasia descubre la llave de una caja que contiene un arma antigua, así que se pone a jugar con esta.

Si bien Filip se asusta al ver el arma, terminan teniendo relaciones sin que ella la haya soltado, lo que provoca que ella dispare por error cuando se asusta por la entrada de alguien más al cuarto. Este disparo asesina al organizador de la fiesta, que en ese momento buscaba el dinero que tenía que darle al repartidor de pizza.

Luego del shock inicial, Anastasia regresa a la fiesta y se encierra en el cuarto de lavado a intentar tranquilizarse, mientras que Filip, quien aprovechó que se encontró con dos chicas haciendo un trío, para seguir teniendo relaciones, olvidándose de todo lo malo. Lamentablemente otra chica descubre lo que ocurrió y, en un intento de hacerla callar, la asfixia sin querer, matándola también.

Por otra parte, la madre de Filip se divierte a su manera, colocando celoso al chico que la acompaña, mientras mantienen una discusión sobre cómo ella piensa que él no está realmente enamorado, y que no debe presionarla. A su vez, el novio de Angélica se prepara para pedirle matrimonio frente a todos, pero está deja muy en claro que él no la complace, haciendo que pase mucha vergüenza.

Y claro, también está el repartidor de pizzas, que al no poder seguir esperando entra a la casa para buscar lo que se le debe. Este se encuentra con el cadáver del hombre que le iba a pagar, pero ya que no quería problemas ignora su muerte y le quita los billetes del bolsillo, que eran justamente con los que le pensaba pagar.

Todas estas personas tienen peleas entre sí, causando más muertes accidentales. Terminando la fiesta con solo tres posibles sobrevivientes, siendo estos Anastasia, que se culpa por todo lo ocurrido, y los dos chicos que estuvieron sentados afuera toda la noche, de los cuales no se vuelve a saber nada.

El final

Sin duda alguna lo más extraño en todo esto es su final, con todos vivos, cumpliendo sus sueños, siendo exitosos, mientras celebran la boda de Angélica y su novio. Muchos se confundieron con este final, pero la película en ningún momento intenta ser realmente lógica, por lo que esto no tiene ningún peso en la trama, y puede interpretarse cómo un sueño o alucinación de Anastasia, quien está siendo trasladada a un hospital.

Sabiendo esto, no hay nada que analizar en el filme, es simple y llanamente una película de comedia comercial, con escenas de desnudos y sexo a cada rato para llamar la atención del espectador, junto a personajes clichés para terminar de dar ese toque de excentricidad y humor negro. Todos mis amigos están muertos no es algo que recomendaría a alguien que ya tiene un gusto más «maduro», pero funciona muy bien con el público general, y puede llegar a agradar a cualquiera si se ve en un grupo, con toda la intención de ver algo de trama simple y divertida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here