‘Casa ajena’: un rotundo equilibrio de espantos y cine social para la mejor película de terror de Netflix en 2020

‘Casa ajena’: un rotundo equilibrio de espantos y cine social para la mejor película de terror de Netflix en 2020

El terror y el cine social llevan unos años teniendo un amorío sorprendente y productivo, transformando a películas como ‘Casa ajena’ (His House, dos mil veinte) en estrenos que no sorprenden y prosiguen asimilándose por un público poco a poco más receptivo a las películas que tratan el fabuloso con diferentes fantasmas de contenido trágico. Y la verdad es que, con independencia de etiquetas, es de los mejores estrenos originales de Netflix en dos mil veinte.

En un año de pandemia y de Black Lives Matter, no han faltado muchos ejemplos de cine de terror contado desde la perspectiva de personajes de raza negra, mas prácticamente todos vienen de Norteamérica, con títulos notables como ‘Black Hair’ (dos mil veinte) o bien ‘Cámara Policial’ (Body Cam, dos mil veinte), que muestran que la vía abierta por Jordan Peele crea una tendencia robustecida por la apuesta de HBO bajo su tutela, ‘Lovecraft Country’ (dos mil veinte). No obstante, el notable debut de Remi Weekes baja a otro peldaño de inconvenientes sociales, la inmigración.

Hishouse3
Más que “cine de terror con mensaje”
Con más que ver con ‘Bajo la sombra’ (Under the Shadow, dos mil dieciseis) que con el Horror Noire reciente, ‘Casa ajena’ cuenta las contrariedades de una pareja de asilados de Sudán, un país en guerra, para trata de subsistir en un pequeño pueblo de Inglaterra en el que son inmigrantes forzados. Prácticamente como un complemento desde el destino de la interesante ‘Atlantics’ (dos mil diecinueve), el largometraje ubica el tono en el cine social sobre inmigración desde la perspectiva de 2 protagonistas que podrían ser cualquier pareja mudándose a una cada encantada.

Si ‘Terror en Amityville’ (The Amityville Horror, mil novecientos setenta y nueve) reflejaba irónicamente las contrariedades económicas de hallar un hogar en una sociedad en crisis, como pesadilla inmobiliaria con diablo dentro, ‘Casa ajena’ nos pone en el contexto de la obligación impuesta de la casa encantada, agregando un factor de miseria que hace la estancia más terrorífica y agobiante, dada la obligación de continuar bajo 4 paredes y un sinfín de reglas. Si a eso unimos la experiencia en un país nuevo, extraño y hostil, las circunstancias alrededor crean una dimensión nueva en el subgénero.

El camino hasta ‘Nosotros’ va alén del blaxploitation: las diecinueve mejores películas de terror racial para zambullirse en el horror noire

La situación de Bol y Rial es familiar en ciertos grabes comprometidos y de calado social, mas novedosa en el cine de horror, lo que deja abiertas múltiples vías que Weekes traza de forma inteligente, usando la historia para reflejar los enfrentamientos de identidad, las contrariedades y la situación de la administración, manejando a los inmigrantes como números y posicionándose como una figura de autoridad, paternalista en el mejor caso, que maneja la vida de los humanos desde la soberbia asimilada y la relación de poder sigilosa.

This is England
Esto logra una proyección inmediata del espectador, que puede simpatizar con la sensación de extrañamiento de una pareja fuera de sitio, a la que además de esto se le suma la tristeza del duelo por su hija y la complejidad de la adaptación. ‘Casa ajena’ no aparece en un instante cualquiera, y bastan ciertas escenas puntuales para establecer un R. Unido cuya hostilidad con los inmigrantes se transmite de forma cultural, explicando las siniestras raíces del Brexit con una pincelada alarmante, cuando Rial es rechazada por 3 adolescentes negros.

His House Netflix
La xenofobia adquirida como contestación a un racismo prevalente, que hace que un conjunto de chicos adopte posturas sorprendentes que se perciben como algo plausible, en una forma de autodefensa que fuerza a exorcizar las raíces como forma de supervivencia. Resulta sintomático que Rial no tenga temor a los espectros de la casa “después de todo cuanto hemos pasado”, como le afirma a su marido, quien sí que nota las presencias de la casa como algo más amenazante y espantoso, en un buen puñado de escenas de horror formidablemente eficaces.

Que Bol sea el que más se esmera en adoptar las costumbres de su nuevo país, que cree una coraza frente al pasado y sus orígenes, puede guardar relación directa con que mismo sea quien sienta el temor en sus carnes con más virulencia, mas realmente el efecto de su trasformación es lo que verdaderamente aterra a Rial, que ve en los chicos que se burlan de ella el reflejo de un miembro de su comunidad asimilado, tal y como si fuesen ultracuerpos.


Más en hora y media que muchas series de diez episodios
Una parte de su repulsión tiene parte en la sensación de ser presa en un sitio en el que es simple perderse, como en la secuencia que queda prácticamente atrapada en un laberinto como el de ‘El resplandor’ (The Shining, mil novecientos ochenta) —con gemelos incluídos—, mas realmente tiene una raíz más enigmática, en la que los secretos y misterios del pasado de los dos van a tener un papel clave en el asolador tercer acto de ‘Casa ajena’, que eleva la experiencia dejando que las acciones charlen, con una economía de diálogos que afirma mucho con poco.

Hishouse2
Entre otras muchas cosas, merced a la mirada de Wunmi Mosaku, con una expresividad fuera de lo normal que saca lo mejor de una de las actrices más desaprovechadas en ‘Lovecraft Country’. Mas la narración de Remi Weekes cuenta mucho asimismo solo con imágenes, así sea con las fugas oníricas y sueños de Bol, así sea con ciertas bellas imágenes en Sudán, desde el plano del hombre ardiendo con una maleta, al horizonte con gente huyendo en la noche entre bruma, temor y obscuridad.


Imágenes abstractas, visiones lúgubres, apariciones macabras que pasean entre lo horrible y el realismo mágico… el drama se equilibra perfectamente con la imaginería de terror y el contenido social, nada moralizante, que se atreve a pasear por zonas grises que demandan sopesar la compasión y la opinión, macerado con sencillez en un relato diligente, sin un solo minuto de más en su hora y media de buen cine fabuloso, con ideas, mas que no borran a los personajes, una sorpresa de un Netflix necesitado de estos proyectos que dan firmeza a su catálogo.

5

No Responses

Write a response