Que no nos roben el mes de abril: un paseo hasta la filmoteca. Nuestra selección.

Que no nos roben el mes de abril: un paseo hasta la filmoteca. Nuestra selección.

Se nos pone con franqueza bastante difícil creernos que es primavera… Por fortuna, los amantes de las historias siempre y en todo momento vamos a tener en ellas un caluroso –o no- cobijo. Este mes, la filmoteca sigue con Saura y da entrada a obras espléndidas mediante sus homenajes a William Holden, gran exponente de gallardo del Hollywood dorado, y a Ingmar Bergman.

Sobre el fecundo y longevo Bergman, de los mejores cineastas en la historia como autor de una auténtica revolución del lenguaje cinematográfico y también inspiración para la mayor parte de los grandes del siglo pasado, ya está dicho prácticamente todo y no nos dedicaremos ahora a incorporar cuanto podamos echar en falta. Llama la atención el que, entre las elegidas por la filmoteca, no estén sus obras cimas, tal vez por el hecho de que debamos aguardar a mayo para su proyección, quizá por el hecho de que el programador haya querido abrir nuestros horizontes a algo más que las “sobadas” “El séptimo sello” o bien “Persona”. En todo caso, lo que nos ofrecen son asimismo palabras mayores.

“Un verano con Mónica” (Ingmar Bergman, mil novecientos cincuenta y tres). Sábado siete, 19:30; Viernes veintisiete, 17:30. Si debes escoger una sola película de Bergman para poder ver en la filmoteca este mes, que sea esta, simple en su razonamiento, mas excepcional por la modernidad de su lenguaje cinematográfico, lo que la transformó en objeto de admiración de los ídolos de la “nouvelle vague”. 2 adolescentes que comienzan a enfrentarse al planeta laboral y a reivindicar su condición de adultos se conocen, se agradan y se escapan a un archipiélago para pasar unas semanas en solitario.

“El amor brujo” (Carlos Saura, mil novecientos ochenta y seis). Sábado siete, 21:45; Domingo veintinueve, 21:00. Hipnótica historia de pasiones gitanas y muerte bailada por Antonio Gades y Cristina Hoyos.

“El puente sobre el río Kwai” (David Lean, mil novecientos cincuenta y siete). Domingo ocho, 17:30. Indudablemente, el peliculón del mes. Eficiente William Holden y muy brillante Alec Guiness en un enternecedor filme sobre la Segunda Guerra Mundial, uno de las piezas maestras del género bélico.

“Nacida ayer” (George Cukor, mil novecientos cincuenta). Martes diez, 17:30. Una comedia romántica del Hollywood dorado que nos vuelve a presentar el mito de Pigmalión: Judy Holliday es la novia de un mafioso millonario que aspira a transformarse en un miembro de la alta sociedad, siendo un obstáculo para esto los malos modales de su novia, la razón por la cual contrata a un complejo cronista (Holden) para su transformación.

“La extraña pasajera” (Irving Rapper, mil novecientos cuarenta y dos). Miércoles once, 22:15. Bette Davis maravilla –cómo no- al espectador en drama preceptivo sobre una mujer burguesa de mediana edad que ha vivido siempre y en toda circunstancia reprimida por su dominante madre y su encuentro con motivo de un crucero con un atrayente arquitecto técnico infelizmente casado.

“Juegos de verano” (Ingmar Bergman, mil novecientos cincuenta y uno). Viernes trece, 17:30; Domingo veintidos, 20:00. Un emotivo canto a la vida sobre la transición de una juventud inocente a una madurez consciente y el sentido de la vida, mas, sorprendentemente, lo suficiente poco nihilista para ser acogida por todos y cada uno de los públicos (adultos). Una bailarina recibe un bulto con un diario, lo que le va a llevar a rememorar un precioso verano de su adolescencia en el que descubrió el amor al lado del autor del mismo.

“El ojo público” (Howard Franklin, mil novecientos noventa y dos). Viernes trece, 19:30. Para los que hayan olvidado que Joe Pesci es un genuino actor, aconsejamos esta intriga de impecable estilo tradicional que nos presenta en la filmoteca otro de los protagonistas del mes, Carlos Saura. El argumento: en la N. York de mil novecientos cuarenta y dos, León Bernstein, el mejor y más sensacionalista –valga la redundancia- fotógrafo de acontencimientos de la urbe, admite asistir a una atrayente viuda, dueña de un muy elegante club nocturno, contra la mafia, que la presiona a fin de que venda su negocio.

“Noche de circo” (Ingmar Bergman, mil novecientos cincuenta y tres). Viernes trece, 22:30; Martes veinticuatro, 17:30. No capaz para espíritus sensibles frente a la realidad de la miseria, Bergman la retrata en esta poco famosa mas atractivísima obra mediante 2 artistas circenses y infieles que, al fallar su negocio, se ven forzados a limosnear para subsistir.

“El conformista” (Bernardo Bertolucci, mil novecientos setenta). Jueves diecinueve, 17:30. Una apuesta segura que une una nueva adaptación de Alberto Moravia, al que tanto debe el séptimo arte, la factura de Bertollucci, intérpretes como Trintignant y Stefania Sandrelli y una escenificación fuera de lo normal, a dar las gracias al espléndido directivo de fotografía Vittorio Storaro, que nos presenta la película. La sinopsis: Marcello Clerici, un maestro de filosofía que va a casarse, se dispone a conjuntar su luna de miel en la ciudad de París con una manifestación de su vida segrega, en círculos fascistas, participando en un atentado contra un asilado político italiano que había sido su maestro.

“Malas calles” (Martin Scorsese, mil novecientos setenta y tres). Jueves diecinueve, 22:00. Otra estupenda elección de Sensacine para la sesión que patrocina, la historia de violencia demencial y estremecedora de Charlie (Harvey Keitel), un joven italoamericano que trata de ascender en la mafia de la ciudad de Nueva York, y su irresponsable amigo, Johnny Boy (Robert De Niro).

MEA004AX

“Sonrisas de una noche de verano” (Ingmar Bergman, mil novecientos cincuenta y cinco). Miércoles veinticinco, 17:30. Curiosa comedia romántica rayana en el culebrón y con escenificación teatral. Fredrik, un maduro letrado vive una relación platónica con Anne, su joven y virginal esposa. Henrik, hijo de un matrimonio precedente, persigue a la doncella de la familia. Una actriz llamada Desiree, vieja amante de Fredrik, está en la urbe y la visita, mas ahora tiene un nuevo amante, el Conde Malcom, casado con Charlotte. Todos están convidados a una celebración a lo largo de un fin de semana en la propiedad de la madre de Desiree. Charlotte procura cautivar a Fredrik para vengarse de Desiree. Mientras, Anne, la casta esposa de Fredrik, se da cuenta de lo mucho que le atrae su hijastro.

“Muerte de un ciclista” (Juan Antonio Bardem, mil novecientos cincuenta y cinco). Jueves veintiseis, 21:45. Indudablemente, una de las obras capitales del cine de España, capaz de transportarnos en segundos de la atmosfera muy elegante de Hitchcock al neorrealismo más descarnado. Un maestro de universidad y su amante, una aristócrata casada, atropellan accidentariamente a un corredor.

5

No Responses

Write a response